Un club, todo un equipo.

Grumpy es una palabra que oigo bastante y a la que le tengo cariño, viene a significar gruñón y hoy baje un poco así del Naranco, lleve a casa a Ronquidos Sanchez y a Fou (his coolness) y aparque.
Si hubiera tenido algo a mano lo habría pateado.
Había razones importantes para el cabreo, faltaban cosas importantes en el bar y quizá no había tomado las mejores decisiones en la compra de comida. Aprender divierte, pero a veces te gustaría tener una bola de cristal y anticipar el conocimiento a la experiencia.
Nada me sacaba de mi cabreo.
Pero luego hable un rato con Cesar, y la cosa cambio.
Cuando estas encerrado en el bar te encuentras un poco en una burbuja, el día del ascenso salí lo suficiente para pulsar el ambiente, hoy no tanto. Asi que fue Cesar la primera persona que me dio un poco de perspectiva.
Gracias a Popi y a Albani porque lo dan todo, lo que suman desde que llegaron no lo sabe nadie, verles a gusto en mi ciudad y en el club es maravilloso y quiero que sean felices aquí. Es uno de mis deseos para 2023.

Gracias a Tato, director de orquesta y a todo el conjunto de técnicos que hicieron un ultimo esfuerzo este año. Algunos venían con la lengua fuera, valió la pena.

Gracias a los padres, que se dejaron la piel en el Naranco, algunos por algún error mio. Me quito el sombrero y hago una reverencia. Enormes.

Gracias a los delegados del club. Hay una mezcla fascinante de caracteres con perfiles muy distintos y un trabajo conjunto difícil de calibrar. Sombrero fuera. El abrazo a Iru, y la conversación con Cesar de los mejores momentos del día.

Gracias al AMPA, yo siempre me pongo nervioso con las organizaciones, pero se les siente siempre cerca e implicados. Da gusto con ellos en mi experiencia. Algo hacen muy bien que aparecen siempre para sumar.

Gracias a los jugadores del senior que entendieron que no podían faltar en la fiesta del club.

Gracias a las chicas del femenino que hicieron lo propio.

Gracias a los veteranos presentes, a esta fiesta era importante acudir e hicieron acto de presencia. Eternos.

Gracias a los árbitros y médicos, que ejercen de facilitadores, y nos permiten disfrutar.

Gracias a los directivos, Arturo a la cabeza, que nunca faltan en el Naranco, que suman y suman, y que ponen la cara por el club.

Gracias a nuestros invitados, que entendieron que esta fiesta era en nuestra casa pero era para todos y acudieron felices, gracias a Universitario de Bilbao, a «Aparejadores» de Burgos, a los Vallisoletanos, queseros y chamizos, (cuanto podríamos y deberíamos aprender en Asturias de como una rivalidad puede enriquecer el deporte, y no restar fuerzas continuamente) gracias a nuestros primos/hermanos del Crat, y al rugby Asturiano representado está vez por Belenos y Gijon. Al que no entendió o no supo ver lo que significaba esta fiesta del rugby le espero el año que viene. Puerta abierta, siempre.

Gracias de nuevo al Cowper por cedernos San Lazaro.

Gracias a los niños que dan alegría y sentido a todo. El rugby son ellos, y hoy fueron protagonistas.

Gracias a los patrocinadores, a todos cuantos suman aquí, porque todo cuesta en el día a día del club, y nos son indispensables.

Gracias a gente como Jose, Conde o Viru (por poner tres ejemplos) que vienen a preparar la fiesta o a recoger los platos aunque no puedan estar en la fiesta en si, que actitud mas sana. Siempre en mi equipo.

Camarero, tráigame un bar mas grande.

Esta experiencia exige, y en la alta competición destrozas las costuras y fuerzas los limites. Hoy todos lo dimos todo como club y no salió perfecto pero fue increíble y maravilloso.
Recalco, UNA FIESTA.
Yo en ningún día en el bar aprendi tanto. Se refuerzan convicciones y aparecen otras nuevas.
Creo que esto puede ser el comienzo de algo. En nuestras manos está.

Un ultimo agradecimiento a los ya mencionados Conde y Tato, gracias por arrastrarme a este carro, llevo todo el año intentando honrar vuestra confianza, lo he hecho con Honradez, hospitalidad y esfuerzo (y cierta actitud excéntrica inherente a mi persona) no lo hice todo bien y puede que hasta haya asustado a algún padre. Pero el año que viene seré mejor.
Que me perdonen nuestros invitados por no haber podido darles todo lo que merecían hoy, no es de recibo, lo haré mejor.
Gracias por vuestra paciencia y simpatía del otro lado de la barra. Me salió un agradecimiento mas pero ye lo que hay.
Gracias y orgullo son las palabras.

Jaime Corrales

Bloguero y bodeguero del Real Oviedo Rugby

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: